¿Cómo comprar el mejor Jamón Ibérico? Guía para principiantes

Si es la primera vez que os habéis decidido a comprar una pieza de Jamón Ibérico, no os preocupéis. En Olalla Jamones somos perfectamente conscientes de que hacernos con nuestro primer ibérico puede resultar complicado si somos novatos. Porque sí, sin duda el mundo del ibérico es delicioso. Sin embargo, también requiere una serie de conocimientos específicos que nos ayudarán a dar exactamente con la pieza que estamos buscando. Ya sea si queremos comprar el Jamón Ibérico para nosotros o si lo queremos para regalar, tenemos que tener en cuenta una serie de cuestiones. La raza del cerdo, la alimentación del mismo, el loncheado (y un largo etcétera) influyen enormemente sobre el resultado final. ¡Pero no os preocupéis! Aunque pueda sonar complejo de primeras, ya veréis que es muy sencillo. ¡No os lo perdáis!

El etiquetado del Jamón Ibérico

En 2014 se promulgó la famosa Normativa del Ibérico, que contiene una serie de estándares de calidad para proteger tanto al productor como al consumidor. ¿Y en qué me puede ayudar, os preguntaréis? Pues bien, es esta normativa la misma que regula el etiquetado de las piezas. Y si sabes desentrañarlo bien, obtendrás toda la información que necesitas para comprar el jamón ibérico que mejor se adapta a tus necesidades

El “NOMBRE” de la pieza

Este nos indicará si nos encontramos ante un Jamón o una paleta. El Jamón Ibérico, por su parte, procede de las patas traseras del cerdo. El peso de los Jamones Olalla está entre 7,5 y los 8,5 kilogramos de peso, por lo que es el ideal para familias con muchos miembros o si lo queremos para compartir. La Paleta Ibérica, al proceder de las patas delanteras, es mucho más pequeña, y en Olalla su peso oscila entre los 4,5 a los 6 kilos. Así, resulta ideal para hogares pequeños sin riesgo de que se nos eche a perder. Además, es más intensa y de un gusto más pronunciado, si bien resulta más difícil de lonchear.

El “PRIMER APELLIDO” del producto

Seguidamente detrás del NOMBRE, hace referencia a la dieta seguida por el cerdo durante la montanera. Aquí nos encontraremos con la denominación “bellota”, “cebo de campo” y “cebo”. Los cerdos alimentados con bellota darán lugar a una pieza mucho más sabrosa y jugosa, repleta de matices. Es precisamente debido a esto que necesitan un mayor tiempo de curado. De este modo resultan ideales para degustar, como regalo elegante o la pieza clave en una celebración importante.

Si, por otro lado, nuestra pieza indica “cebo de campo”, significará que nuestros cerdos se han alimentado en libertad a base de piensos y hierbas naturales. En caso del “cebo”, han estado estabulados y han consumido primordialmente piensos. Aunque su sabor es muy noble, no resulta tan intenso como en el caso de la bellota, ni tan particular. De este modo, resulta perfecto para la cocina o para comer en bocadillo.

El llamado “SEGUNDO APELLIDO”

En último lugar, tenemos el SEGUNDO APELLIDO. Este hace referencia a la pureza de la raza del cerdo, y encontramos tres categorías: 100% Ibérico, 75% Ibérico y 50% Ibérico. ¿En qué se traducen estos parámetros? Pues bien, debido a la especial capacidad de infiltrar la grasa en el magro que tiene la raza ibérica, el resultado será una pieza considerablemente más jugosa. Y, de nuevo, con más matices de sabor.

Otras consideraciones a la hora de comprar Jamón Ibérico

Si bien eso es todo al respecto del etiquetado del Jamón Ibérico, hay mucha más información que podemos tener en cuenta a la hora de comprar nuestro producto. Por ejemplo, el formato de nuestro jamón o paleta.

En Olalla, por ejemplo, puedes comprar bien una pieza entera y elegir que te la lleven a casa tal cual o bien loncheada. De igual manera pueden comprarse estuches y cajas previamente loncheadas, pero siempre a mano. Este es un punto muy importante, pues el calor de una cuchilla eléctrica estropearía el sabor final del producto.

Pero, sobre todo si sois novatos, no debéis confiaros con el tema del loncheado. No en vano hay todo un gremio de profesionales que se dedican a ello, pues puede llegar a ser realmente complicado conseguir la loncha perfecta. Si no sois expertos siempre recomendamos desde Olalla que nos dejéis el loncheado a nosotros y así no hay nada de lo que preocuparos.

Otra cosa a tener en cuenta (y ya la última, no os preocupéis) es el aspecto final de nuestro Jamón Ibérico. Debería presentar un color rojo vivo al corte, y si se trata de una pieza entera, debería tener su buena porción de tocino, pues es el responsable de un resultado jugoso y nada seco.

Ya tenéis toda la información básica para hacer una compra adaptada a vuestras necesidades. Sin embargo, si tenéis alguna duda o necesitáis más guía, ¡sentíos libres de poneros en contacto con nosotros! No será ni la primera ni la última vez que ayudaremos a alguien a poner un poquito del sabor de la dehesa en su mesa. ¡Nos leemos pronto!

 

 

Publicado en: Jamón Ibérico

Deja un comentario

Código de seguridad

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.