Desayuno saludable, ¿con jamón ibérico?

Ya lo dice el refrán: "desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un hombre sin hogar". La sabiduría popular, como ya sabemos aquí en Olalla, a veces se equivoca. Sin embargo, este no es el caso. Los expertos indican que el desayuno es un momento clave en nuestro día, y de este depende que tengamos suficiente energía a lo largo de toda la jornada, para ir a clase o a trabajar. Nuestros desayunos, en palabras de los expertos en nutrición, deben ser, ante todo, completos y equilibrados. Así, no deben faltar los cereales, lácteos, fruta fresca, grasas saludables y, por supuesto, la proteína. De este modo, un alimento que puede venir muy bien para completar un desayuno saludable no es otro que el jamón ibérico. ¿Que cómo beneficia este delicioso ibérico a nuestro organismo? ¡No dejéis de leer, que os lo contamos en un minuto!

¿Jamón para desayunar?

La respuesta es un rotundo sí. El jamón ibérico, como seguramente ya sabréis si sois unos aficionados del mismo, se trata de un producto 100% natural y ecológico. Que su sabor intenso no os engañe; no solo está rico, sino que se trata de un producto con un gran valor nutricional. Rico en proteínas, contiene la cantidad exacta de grasas cardiosaludables que tu cuerpo necesita. Y no solo eso; su alto contenido en minerales y vitaminas convierten al jamón ibérico en un producto ideal para consumir en el desayuno, pues pondrá al organismo a trabajar después de ayunar durante toda la noche. Otra de las virtudes del jamón, a parte de su gran capacidad saciante, especialmente recomendado en las dietas hipocalóricas y para perder peso, es lo fácil que es combinarlo con otros alimentos. De hecho, esta es la mejor manera de emplear este producto ibérico tan delicioso: en conjunción con otros productos también naturales, saludables y de la tierra.

Ideas para un desayuno saludable con jamón ibérico

De este modo, las posibilidades que se abren frente a nosotros para configurar nuestro desayuno saludable con jamón ibérico perfecto son infinitas. Podríamos optar por la clásica fórmula de la tostada con jamón. Así, será sencillo barajar una amplia gama de panes de distintas harinas y semillas, encontrando opciones más saludables y menos calóricas que el clásico pan blanco.

F

Otro de los factores con el que podemos innovar es con el acompañamiento de nuestras tostadas. Seguro que ya sabéis que el jamón ibérico y el tomate son aliados número uno, pues juntos suman unas altas cantidades de vitamina C que se libera solamente al consumir ambos alimentos juntos. Podéis comer el tomate a rodajas, rallado o restregado directamente sobre la superficie del pan. Aunque, si no sois muy fans del tomate, puede que el aguacate se convierta en vuestro acompañamiento estrella. También podéis consumirlo de varias formas, en cortes enteros o usando la carne de esta jugosa fruta para hacer una "crema" de aguacate. Otro acompañamiento perfecto de nuestras tostadas son el queso. Las posibilidades son tantas como nos guste este lácteo; queso fresco o tierno, curado, semicurado, en láminas de mayor o menor grosor, etcétera. Otra forma en la que podemos incluir lácteos es mediante los huevos revueltos. Seguimos la receta típica de estos, sustituyendo el bacon por el jamón ibérico, y añadimos un chorrito de leche o un poquito de queso a la receta antes de pasarla por la sartén para añadirle jugosidad. Y, ¡voilá! Prepararse un desayuno saludable con jamón ibérico nunca había sido tan fácil, ¡ni tan rico!

Publicado en: Salud, Recetas

Deja un comentario

Código de seguridad

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.