Recetas para cuando nuestro Jamón Ibérico de Bellota queda duro

A veces, por mucho que intentemos seguir todos los consejos de conservación de nuestro Jamón Ibérico de Bellota, este acaba quedando duro. Quizá nos encontramos en una época del año en las que las altas temperaturas resecan nuestro delicioso ibérico antes de lo previsto. O quizá somos una familia pequeña pero nos lanzamos a comprar una pieza entera de Jamón Ibérico de Bellota y al final no podemos terminarla a tiempo. Si estás en alguna de estas situaciones o en una similar, ¡nada de preocuparse! En el artículo del blog de hoy os traemos una serie de recetas que quedan más ricas con Jamón Ibérico de Bellota. Y al estar este con una mayor consistencia, obtendremos unos platos con texturas y sabores totalmente diferentes. ¿Se te hace la boca agua? ¡Pues no es para menos! Ya verás que las recetas que os traemos están riquísimas, ¡no dejéis de leer!

Croquetas con Jamón Ibérico de Bellota

¡Por fin vamos a hablar de las croquetas de Jamón Ibérico de Bellota! Nunca hemos compartido antes esta receta porque queda más rica cuando el Jamón Ibérico se ha secado un poquito más de lo habitual, dándole una vuelta de tuerca al plato en lo que a texturas se refiere. Y por eso hemos pensado que sería hoy el día más indicado para compartirla. Nosotros las preparamos empleando los siguientes ingredientes: 50 gramos de mantequilla, una cebolla blanca, 60 gramos de harina, aproximadamente 250 gramos de nuestro Jamón Ibérico de Bellota, 1 litro de leche, un poco de nuez moscada y pimienta negra molida, dos huevos, pan rallado y aceite de oliva.

 

Fuente de la imagen: Youtube

Para comenzar, empezaremos troceando nuestro Jamón Ibérico de Bellota en tacos, aunque el corte podemos realizarlo a nuestro gusto, siempre teniendo en mente cómo será el bocado final una vez ya hayamos servido las croquetas. Una vez nos hayamos decantado por el corte a nuestro gusto, depositamos nuestros tacos en una olla en la que también verteremos el litro de leche. Calentaremos ambos ingredientes a fuego lento durante unos quince minutos, mientras los aromas se van mezclando y la magia va sucediendo.

En lo que termina este paso, comenzaremos picando fina nuestra cebolla y pochándola en una sartén con aceite hasta que quede bien transparente. Pondremos entonces nuestra mantequilla, y procurando que el fuego no quede demasiado alto la calentaremos hasta que burbujee. En este momento, incorporamos la harina a la vez que removemos concienzudamente para evitar cualquier grumo. En este punto incorporaremos además la leche con el jamón a esta misma sartén, a la par que la nuez y la pimienta (también es un buen momento para rectificar la sal). Removemos durante quince minutos, notando como va espesando la mezcla, y una vez hayamos terminado tendremos nuestra masa de croquetas lista. Eso sí, una vez haya enfriado lo suficiente, proceso que podemos agilizar mediante la nevera.

El siguiente paso consistirá en pasar pequeñas bolas de la masa ya fría por huevo y pan rallado antes de freír cinco minutos en una sartén bien caliente con un dedo de aceite de oliva. Una vez nuestra croqueta esté dorada por toda su superficie podemos darla por lista. Y en cuanto se enfríe, prepárate para disfrutar de las croquetas de Jamón Ibérico de Bellota más jugosas que has probado nunca. Y si no puedes creerlo, ¡comprúebalo por ti mismo!

Añade un toque de Jamón Ibérico de Bellota a tus platos saludables

Pero el Jamón Ibérico de Bellota no solo queda delicioso en platos tan contundentes como las croquetas, sino que pueden ser el toque de sabor que marque la diferencia en platos mucho más saludables. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, a las alcachofas con jamón. Para elaborarlas lavaremos y pelaremos nuestras alcachofas, para después depositarlas en un bol con agua y limón para que no se oxiden. Tras secarlas con un poco de papel de cocina, puedes saltearlas durante unos minutos a la sartén. Cuando estén a punto de quedar doraditas, añade tus taquitos de Jamón Ibérico de Bellota, ¡y listo! Tu receta saludable de siempre con un toque de sabor extra.

También puedes trasladar este modus operandi a otras recetas verdes que te gusten: judías verdes y patatas con Jamón Ibérico, espinacas salteadas con tu Jamón Bellota de elección, ensaladas, ¡las posibilidades son infinitas!

Así que ya sabéis, cuando el Jamón Ibérico de Bellota se queda duro, ¡la última opción es tirarlo!

Publicado en: Recetas

Deja un comentario

Código de seguridad

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.