Trucos para disfrutar de tu jamón loncheado y envasado

Uno de los aspectos para tener en cuenta es la conservación. Una vez que hemos comprado nuestro jamón loncheado, nos suele asaltar la primera duda, ¿dónde lo guardo? ¿qué sitio es el más adecuado? Todo dependerá de la temperatura que tengamos en casa y de si disponemos de un lugar fresco como una despensa o sótano. Si estamos en verano, hace mucho calor y no disponemos de un lugar adecuado para su conservación, lo mejor será meterlos en el frigorífico. Hay que tener cuidado con los cambios de temperatura que sufre nuestro jamón, pues puede verse afectado.

Otras de las preguntas que más frecuente hacemos es ¿cuánto me dura un pack envasado al vacío?… Los packs perfectamente envasados, pueden conservarse de 60 a 90 días sin problemas.

La temperatura es un elemento que debemos tener en cuenta y que influirá directamente sobre cómo vamos a percibir el jamón. El exceso de frío o de calor índice sobre las características organolépticas de este producto y puede hacer que nuestra perspectiva no sea todo lo óptima que esperábamos.

Si hemos optado por conservar nuestro jamón loncheado en la nevera, deberemos sacarlo una media hora antes de consumirlo para que se atempere. Así conseguiremos que cuando vayamos a colocar las lonchas en el plato no se peguen y además nos ayudará a que se potencien los aromas y sabores de nuestro Jamón Olalla.

En ocasiones pueden surgirnos imprevistos que imposibiliten el que hayamos sacado los packs de jamón del frigorífico con suficiente tiempo para que cojan una temperatura adecuada…¿qué hacemos entonces? no te preocupes, existe otro truco para atemperar el jamón. Abre el grifo de agua caliente y espera a que la temperatura del agua sea templada (no demasiado caliente). Coloca el sobre de plástico cerrado bajo ella y ve moviéndolo poco a poco bajo el agua. De esta manera el calor irá pasando de manera más o menos homogénea por todo el pack y atemperará las lonchas. Este método es menos aconsejable que el anterior pero siempre puede sacarnos de un apuro.

Una vez tengamos el jamón con una temperatura de entre 20 a 24 grados, es aconsejable abrir el pack, sacar las lonchas y colocarlas en un plato de una en una. Dejamos reposar unos 10 minutos el jamón en el plato antes de consumirlo, de esta manera el jamón se airea un poco tras haber estado envasado.

Llegados a este punto solo te queda disfrutar de tu jamón loncheado en compañía de familia y amigos.

 

Olalla el plato de la felicidad

Deja un comentario

Código de seguridad