Comprar Jamón de Huelva, ¿merece la pena?

El Jamón de Huelva y la DOP Jabugo

El Jamón de Huelva goza de renombre desde tiempos casi inmemoriales. Hay registros datados del siglo XIII que explican cómo este delicioso ibérico se convirtió en toda una seña de la cocina española, manteniéndose su producción en monasterios de la zona. Incluso el afamado dramaturgo Lope de Vega le dedicó unos versos al Jamón Ibérico producido en la Sierra de Aracena, ya entrada la Edad Moderna. De este modo, no nos extraña en absoluto que en la actualidad el Jamón de Huelva ostente una Denominación de Origen Protegida propia, que a partir del año 2005 se conoce como D.O.P Jabugo. Muchos de vosotros os preguntaréis, ¿y por qué es tan especial el Jamón de Huelva? ¿No podría confeccionarse un Jamón Ibérico igual de bueno en otros lugares de la Península? Pues bien, el peculiar microclima de la Sierra de Aracena y los Picos de Aroche propicia la elaboración de Jamones y Paletas Ibéricas deliciosas y únicas en su género. De hecho, esta tierra privilegiada bañada por el océano Atlántico influye en dos momentos muy importantes de la elaboración de los ibéricos.  En primer lugar, durante la montanera. Esta zona cuenta con una vasta vegetación mediterránea, compuesta de encinas, alcornoques, castaños y quejigos, que producen el alimento tan preciado para los cerdos ibéricos: la bellota. Si sois unos enamorados del Jamón Ibérico ya sabréis que este fruto, combinado con demás pastos silvestres, le otorga una calidad superior al producto final.  El otro momento en el que influye en sobremanera el clima de Huelva es durante el secado. Este no puede realizarse mediante técnicas artificiales de control de temperatura y humedad, por lo que los veranos suaves y los otoños húmedos onubenses resultan clave en la obtención de un producto de primera calidad. 

El Jamón Pata Negra onubense

El Jamón que elaboramos en Olalla no puede ser otro que un auténtico Jamón Pata Negra onubense. Si bien es cierto que los cerdos ibéricos son originarios de distintas zonas de Andalucía y Extremadura, el engorde y el secado y maduración de las piezas debe realizarse en uno de los 31 pueblos de la Sierra para acogerse a la protección que otorga la D.O.P. Jabugo. Nosotros, por si no lo sabíais, nos encontramos en Santa Olalla del Cala.

El resultado no puede ser otro que espectacular. Su apariencia exterior es inconfundible: pezuña negra y caña grácil y estilizada, más estrecha que en otras piezas. Su peso no baja de los 6 kilogramos en piezas de Jamón ni de los 4 en las Paletas. Al corte presenta una alta coloración, que oscila entre el rosado y el rojo purpúreo, con vetas de grasa brillantes que se entremezclan con la carne magra, suave en lo que a sal se refiere y con un regusto exquisito. ¿Suena bien? ¡Pues sabe infinitamente mejor! Si después de leer el artículo os habéis quedado con ganas de probar un auténtico Jamón de Huelva... ¡no dejéis pasar la oportunidad!

Publicado en: Jamón Ibérico

Deja un comentario

Código de seguridad

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra web. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo.