¿La grasa del jamón ibérico es buena?

¿Habías escuchado alguna vez aquello de que del cerdo se aprovecha todo? ¡Era cierto! Y la grasa del jamón es el mejor ejemplo.


¿La grasa del jamón es buena?

La grasa del jamón es la zona en la que se disuelven casi todas las sustancias responsables del sabor y el aroma. Pero no vale cualquier pata, ya que depende de la propia alimentación que haya recibido el cerdo.

Si hablamos de jamón serrano, el cerdo habrá sido alimentado principalmente con piensos, por lo que la grasa es insalvable. El tocino, que proviene de la parte posterior del vientre del animal y también contiene parte de carne (aunque poca), también será de peor calidad. Sin embargo, cuando se trata del ibérico de bellota, la cosa cambia.

Ten en cuenta que estos cerdos han sido alimentados a partir de una dieta de bellotas y pastos, motivo por el que este producto es bajo en sodio y rico en proteínas y ácido oleico, ideal para controlar los niveles de colesterol y triglicéridos. De hecho, todos los jamones de bellota cuentan con más brillo en la grasa (a más calidad, más brillo) debido a su contenido en ácido oleico, que debe ser superior al 52%.


¿Cómo utilizar la grasa del jamón ibérico?

Una vez ya sabemos que es buena la grasa del jamón, vamos a utilizarla como complemento para enriquecer todos esos platos con el aroma y sabor de la pieza. Antes de cortar, recomendamos retirar la capa amarilla, ya que no aporta ningún beneficio. Tras alcanzar la capa rosácea, cortamos y la utilizamos de las siguientes formas:

  • Puedes añadir esta grasa a la cocción inicial de otro plato a fin de absorberla y disfrutar de todo su aroma.
  • Cortar la grasa en láminas finitas y añadirlas a tus verduras a la plancha, pasta o incluso pizza para potenciar el resto de sabores.
  • Freír la grasa y añadir un poquito de pimienta y aceite de girasol. ¡Tendrás un aceite para ensaladas delicioso!
  • ¿Mantequilla de jamón? Si metes en la nevera el aceite, éste se volverá sólido, dando como resultado una textura cremosa para untar.

  

Y ahora que ya conoces las propiedades de la grasa del jamón ibérico, ¿a qué esperas para comprar el tuyo?

Publicado en: Jamón Ibérico

Deja un comentario

Inicia sesión para publicar comentarios.