Comer Jamón Ibérico y embutidos con hipertensión, ¿es posible?

En un mundo en el que cada vez son más las patologías que nos afectan, pueden surgir dudas acerca de qué comer y qué no comer. En el post de hoy de Olalla Jamones, vamos a desentrañar la siguiente premisa: Comer Jamón Ibérico y embutidos con hipertensión, ¿es posible? 

Comer Jamón Ibérico y embutidos con hipertensión 

Que comprar Jamón Ibérico y embutidos es una delicia para el paladar, ya lo sabemos. Sabor único y textura irresistible definen a estos reyes del mundo gastronómico. No obstante, si padeces hipertensión, puede preocuparte el hecho de ver limitado su consumo. Entre otras cosas, por su contenido en sodio. ¡Pero no desesperes! Desde Olalla Jamones vamos a explicarte cómo debes disfrutar de estas exquisiteces sin dejar de lado tu salud cardiovascular

¿Mejor Jamón Ibérico o embutidos?

La respuesta a esta pregunta es clara. Si padeces hipertensión, mejor comprar Jamón Ibérico

El Jamón Ibérico de Bellota contiene menos sal y grasas. De hecho, nuestro Jamón de Bellota 100% Ibérico apenas contiene 22,2 gramos de grasa, de las cuáles únicamente 6,53 gramos son saturadas. Por supuesto, nada de grasas trans. 

Esta característica convierte al Jamón Ibérico en la mejor opción para las personas que deben reducir la sal en su alimentación. 

Por su parte, los embutidos ibéricos sí contienen más sal. En este caso, es mejor optar por embutidos bajos en grasas, como pueden ser el jamón cocido y el pavo. 

Retomando el tema del Jamón Ibérico, debes saber que su elaboración varía según el tipo de jamón del que hablemos. Entre comprar Jamón Ibérico de Bellota y jamón serrano, opta siempre por el primero. El Jamón Ibérico de Bellota contiene menos sal que el serrano, por lo que puedes consumirlo de forma moderada. 

En resumen, ¿qué consejos podemos darte?

Siendo conscientes de que, si padeces hipertensión, debes cuidar especialmente la elección de tus alimentos, puedes consumir Jamón Ibérico de Bellota. Eso sí, olvida los otros tipos de jamón. Recuerda, el Jamón Ibérico de Bellota tiene menos sal y grasas que el resto. 

Incluye en tu dieta alimentos ricos en potasio. Ejemplos de este tipo de alimentos son las zanahorias o las patatas. Dichos alimentos te ayudarán a contrarrestar el efecto de la sal.

Si vas a comer Jamón, que el resto de alimentos sean bajos en sal, así compensarás. 

Recuerda que en Olalla Jamones, tienda de Jamón Ibérico online, podrás comprar Jamón Ibérico en todas sus variedades. Una buena idea es comprar Jamón Ibérico loncheado, así podrás gestionar mejor la cantidad que consumes y evitar pasarte. 

Solo nos queda decirte que, aunque la hipertensión pueda parecer una limitación, con un consumo consciente y moderado, puedes comer Jamón Ibérico sin despreocupar tu corazón. 

Nosotros te esperamos en la web con las mejores ofertas en Jamón y Paleta Ibérica

Deja un comentario

Inicia sesión para publicar comentarios.