¿Cómo saber si mi Jamón Ibérico está seco?

Al comprar Jamón Ibérico online, pueden surgir muchas preguntas. Una de ellas es la siguiente: ¿Cómo saber si mi Jamón Ibérico está seco? En el post de hoy de Olalla Jamones te damos la respuesta. 

Para saber si un Jamón Ibérico está seco, es esencial inspeccionar el aspecto tanto exterior como interior de la pieza. 

¡Vamos a ello!

Cómo saber si mi Jamón Ibérico está seco antes de abrirlo

Si has comprado un Jamón Ibérico online, puedes saber, antes incluso de abrirlo, si está seco. Deberás fijarte bien en el tocino exterior y la cara interna del jamón.

Aunque sencillos, son pasos que cualquier profesional del Jamón Ibérico hace y que tú mismo podrás llevar a cabo para averiguar si tu pieza se ha secado. 

Primero de todo, observa la zona interior del jamón. Esta parte es la primera en deshidratarse durante la curación, por tanto, si está seca es señal de que el jamón no está en su punto idóneo de curación. 

Ahora bien, ¿cuál es la zona interior? Pues en la que sobresale el hueso. En el Jamón Ibérico perfecto, está zona es brillante y amarillenta. Si, por el contrario, la ves opaca, lo más probable es que el jamón esté seco. 

La parte del tocino también debe ser brillante, sino estaremos ante una falta de jugosidad considerable. 

Con esto, quedaría zanjada la primera de las comprobaciones.

Lo siguiente que vas a hacer es utilizar uno de tus sentidos: el tacto

Siguiendo con el Jamón Ibérico ideal, éste debe ser "esponjoso", hundirse un poco al tocarlo. Un jamón duro o que presente mucha resistencia estará seco. 

He abierto mi Jamón Ibérico, ¿cómo sé si está seco?

Una vez abierto el Jamón Ibérico, es casi más sencillo saber si está seco.

Olor, color, corte y sabor. Ahí están las claves. 

Por un lado, si detectas tocino amarillo en los primeros cortes, está seco. Si el Jamón Ibérico está muy oscuro por dentro, también está seco. El tocino, tal y como hemos dicho antes, debe ser amarillento en el exterior, no en el interior. 

La siguiente clave es bien sencilla: si un Jamón Ibérico huele a rancio, está rancio. Desconfía de un aroma demasiado intenso. 

Continuando con el corte, este último ha de ser fácil de hacer. El cuchillo debe deslizarse con suavidad, si se resiste o tienes que hacer un exceso de fuerza para cortar, es señal de que el jamón está seco. 

Ya por último, el sabor. Poco tenemos que decir al respecto. Si el sabor de tu Jamón Ibérico es excesivamente salado, significa que se ha quedado sin agua y únicamente queda sal en la carne. 

En Olalla Jamones, cuidamos con mimo todo el proceso, garantizando que el Jamón Ibérico llegue en óptimas condiciones a tu domicilio. 

Además, puedes aprovechar todos nuestros descuentos en Jamón Ibérico para llevarte a casa el mejor jamón de oferta

Deja un comentario

Inicia sesión para publicar comentarios.